Rinoseptoplastia

Rinoseptoplastia

La rinoseptoplastia o septorrinoplastia es una intervención que corrige las deformidades del tabique nasal, además de corregir y perfeccionar a nivel estético la forma de la nariz. Esta es un combinación entre las dos técnicas conocidas como septoplastia y rinoplastia.

La septoplastia es una intervención que permite corregir las posibles alteraciones del tabique nasal. El tabique nasal es una lamina formada por cartílago y hueso que se encuentra en el interior de las fosas nasales de tal forma que las divide en derecha e izquierda.

En cambio, la rinoplastia es una intervención de carácter estético que tiene como objetivo perfeccionar la forma de la nariz y así eventualmente, si existe una deformidad que causa una disminución del paso aéreo, mejorar la respiración. Cuando se realiza una rinoplastia se busca obtener una nariz de aspecto armónico que guarde una relación lógica con el resto de las estructuras y formas de la cara. 

Más información sobre rinoseptoplastia

Antes de la cirugía

La rinoseptoplastia se realiza bajo anestesia general, por lo que se debe realizar un estudio preoperatorio. Es preciso que ingrese en la clínica a las 7 de la mañana del día indicado, en ayunas de alimentos y de agua desde las 12 de la noche del día anterior. Se realizará la intervención en el transcurso de la mañana en función del programa quirúrgico. Por lo general, el paciente es dado de alta la mañana siguiente a la intervención, las curas postoperatorias se realizaran según lo indicado.

La cirugía

La operación se realiza normalmente a través de incisiones en el interior de las fosas nasales, de modo que no hay cicatrices externas, aunque existen algunos casos donde es recomendable el acceso abierto a través de la columela. 

La intervención consiste en alinear, centrar o extirpar los fragmentos de hueso y cartílago. Ocasionalmente si existen zonas hundidas, estas se rellenan con cartílago extirpado de otras zonas que lo tienen en exceso, y en caso de grandes defectos se utiliza cartílago de la oreja o costilla.

Recuperación

El paciente debe llevar una férula nasal, generalmente de aluminio o plástico termomoldeable, generalmente durante 10 días.

Se colocara además un taponamiento de material esponjoso para cada fosa nasal, esto permite sostener las estructuras corregidas en el lugar adecuado, y se mantiene de 2 a 4 días. Aunque el proceso de destaponamiento pueda parecer un proceso doloroso o desagradable, si se toman las medidas técnicas oportunas este es indoloro.

La rinoseptoplastia no es dolorosa, ni durante ni después de la intervención, aunque pueda resultar molesto verse obligado a respirar por la boca debido al taponamiento nasal. Con toda probabilidad presentará hematomas bajo los ojos durante la primera semana, que desaparecerán rápidamente si se aplica hielo inmediatamente después de la operación y con la administración de antiinflamatorios.

Aunque la nariz tendrá un aspecto correcto inmediatamente después de la intervención, el proceso de cicatrización total es largo. Puede durar de 6 meses a un año, durante los cuales se puede observar como los huesos y cartílagos nasales primero se endurecen y luego suavizan su forma y textura.

Durante los primeros 3 meses, después de la intervención, no se debe usar gafas. La exposición normal al sol no es peligrosa, aunque no es aconsejable el bronceado intenso. Por último, debe evitar cualquier golpe a la cara.

Complicaciones

Todo proceso de cicatrización tiene un componente imprevisible, este depende de la naturaleza de los tejidos y como estos cicatrizan. En casos eventuales es necesario practicar retoques, generalmente con anestesia local, para perfeccionar el resultado.