Drenaje transtimpánico

Drenaje transtimpánico

Cuando la trompa de Eustaquio no es permeable, puede acumularse moco de forma permanente en el oído medio causando otitis de repetición y disminución de la agudeza auditiva, que es totalmente recuperable al solucionarse el cuadro. En esta situación se practica una incisión microscópica en el tímpano a través del conducto auditivo, se aspira la mucosidad y se deja en la incisión un pequeño tubo que sirve para que penetre el aire en el oído medio, en cierto modo sustituyendo la función de la trompa de Eustaquio mientras esta vuelve a la normalidad; entonces el tubo cae espontáneamente , lo que suele suceder entre los 3 meses y 1 año después.

Es imprescindible evitar la entrada de agua en el oído mientras el drenaje esta colocado. No es demostrable que drenajes de materiales como el oro impidan la entrada del agua, ni son mejor aceptados por el tímpano que los de materiales sintéticos. No debe asustarse si en el curso de un catarro sale mucosidad por el oído; es una de las funciones del drenaje. Para practicar la intervención es preciso que ingrese en la Clínica a las 7 de la mañana del día indicado, en ayunas de alimentos y agua desde las 12 de la noche del día anterior, con el estudio preoperatorio en orden. Se intervendrá a lo largo de la mañana en función del programa quirúrgico.